Brexit es un acrónimo de dos palabras en inglés: Britain (Gran Bretaña) y exit (salida) y hace referencia al proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europa.

 

El artículo 50 del Tratado de la Unión Europea es el que regula el proceso de retirada de cualquier Estado miembro. Según este precepto, todo país miembro de la Unión podrá decidir su salida, de conformidad con sus normas constitucionales. Tras comunicar esta decisión, la UE negociará con dicho Estado la forma de su retirada y sus relaciones futuras con la Unión.

 

Este proceso de salida de Reino Unido se inició tras el referéndum celebrado el 23 de junio de 2016 y la posterior notificación dirigida al Consejo Europeo el 29 de marzo de 2017.

 

El Acuerdo de Retirada es el que establece las condiciones de salida de Reino Unido de la Unión Europea y de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM). Su texto fue acordado por los negociadores el 14 de noviembre de 2018 y refrendado el 25 de noviembre de 2018 por el Consejo Europeo Extraordinario artículo 50. Está pendiente de firma y ratificación por Reino Unido y la UE.

 

El período transitorio es un plazo previsto en el Acuerdo de Retirada que comprende desde el 30 de marzo de 2019, fecha en la que Reino Unido pasará a ser tercer Estado, hasta el 31 de diciembre de 2020, con posibilidad de prorrogarse uno o dos años. Durante este período se aplicarán las disposiciones del Acuerdo de Retirada dirigidas a facilitar una salida ordenada y dando un plazo suficiente para que se negocie y concluya el acuerdo que regirá la relación futura entre ambas partes.

 

El texto acordado entre los negociadores de la Unión Europea y Reino Unido el 14 de noviembre de 2018 prevé que durante este período continúe aplicándose por parte de Reino Unido la práctica totalidad del acervo comunitario a pesar de que ya no formará parte del proceso de toma de decisiones de la Unión Europea.

 

Si no se ratifica el Acuerdo de Retirada, los Tratados y la totalidad del acervo comunitario dejarán de aplicarse en las relaciones con Reino Unido el 30 de marzo de 2019. Este escenario es conocido como cliff-edge. Reino Unido pasará a ser un tercer Estado y no participará ni el mercado interior ni de las libertades vinculadas al mismo.

 

Reino Unido es la quinta economía del mundo, y la segunda más importante de la Unión Europea después de Alemania. Además, la UE es el principal suministrador del Reino unido con más del 50% de las importaciones seguido por China y Estados Unidos. España ocupó en 2017 el noveno puesto, tanto como proveedor de las importaciones británicas como cliente de las exportaciones británicas.

 

En concreto, para Cantabria Reino Unido es el quinto país destino de sus exportaciones y exportamos fundamentalmente productos industriales, pero también en gran proporción productos agroalimentarios con una balanza comercial cada vez más equilibrada. En el Reino Unido, además, hay operando y vendiendo más de 100 empresas cántabras y cinco implantadas.

 

En este sentido, SODERCAN, como miembro de la mayor red mundial de asesoramiento a PYMES, la Enterprise Europe Network, ha puesto en marcha una página web específica para informar a las empresas de Cantabria sobre los principales aspectos clave en el desarrollo del Brexit, actualización de las últimas noticias y aspectos a tener en cuenta, tomando en consideración los distintos escenarios posibles que pudieran producirse a partir del 29 de marzo, fecha establecida para la salida del Reino Unido de la UE.

 

Ante el riesgo altamente probable, según los últimos acontecimientos, de que se produzca una ruptura sin acuerdo del Reino Unido con la UE, las empresas cántabras, fundamentalmente las PYMES con volumen de negocio relevante con dicho país, deben adoptar acciones preventivas y capacitadoras para tal supuesto. Desde SODERCAN, intentaremos resolver las cuestiones que puedan derivarse para aquellas empresas cántabras con intereses comerciales en el Reino Unido, proporcionando información actualizada acerca del proceso.